Escritos sobre Cine

viernes, 8 de septiembre de 2017

En otro país. Hong Sang-soo (2012)


En otro país
Hong Sang-soo


Huppert, Isabelle, Huppert




El nombre de Isabelle Huppert fue el pasaporte para que la obra del cineasta coreano Hong Sang-soo pudiese llegar a estrenarse en distintos países en los que permanecía inédita. En otro país (2012) se construye en torno a la entregada, cómplice, curiosa, arrolladora interpretación de la actriz francesa. Huppert viajó hasta una pequeña localidad costera de Corea del Sur para ponerse a disposición de Sang-soo, con tan sólo una ligera idea de los tres personajes a los que debería dar vida -una directora de cine de visita en el país, una mujer casada que viaja para encontrarse con su amante, y una mujer que afronta una ruptura sentimental-, en cada una de las tres historias que componen el film. La actriz asume con precisión un método de trabajo que incluye la inmediatez de diálogos escritos la víspera de cada jornada, y el rodaje de unos largos planos secuencia, que le permiten moverse y dar forma a una expresión repleta de frescura y luminosidad. Pese a este aspecto ligero y al juego que despliega el film entre sus distintas partes, la preparación y elaboración de Sang-soo fue extremadamente precisa, tal y como señaló Huppert en la presentación de la película en el Festival de Cannes de 2012. 

Los tres relatos que componen En otro país se articulan a través de sucesivas variaciones a idénticas situaciones, repetición de diálogos, encuentros y desencuentros, y unos mismos personajes que deambulan entre las distintas partes. Las tres mujeres llamadas Anne afrontan la repetidas escenas que vinculan las tres partes, con reacciones que recorren distintos sentimientos y estados de ánimo, hasta construir en realidad una sola mujer. Al mismo tiempo, la sabiduría de la actriz se despliega en sus tres interpretaciones. En otro país se formula como delicioso ejercicio de estilo, una composición que se va desplegando sobre unos mismos temas. Fabulaciones que abren sueños, y sueños donde se abren fabulaciones. Isabelle Huppert acepta la propuesta de Sang-soo, y se entrega a este juego con la mirada curiosa de quien se encuentra en otro país.