Escritos sobre Cine

sábado, 7 de diciembre de 2013

Besos robados

Besos robados de François Truffaut

La educación sentimental de Antoine Doinel





     El inquieto adolescente que veía por primera vez el mar en los momentos finales de Los cuatrocientos golpes (1959), y que asumía e la pantalla los ragos y experiencias de François Truffaut, fue creciendo a lo largo de los años ante las cámaras, al tiempo que lo hacía el que nunca dejaría de identificarse con este personaje, Jean-Pierre Léaud. Poco tiempo después de que Antoine Doinel mirase directamente a la cámara en aquel final abierto de Los cuatrocientos golpes, vivió sus amores primerizos en "Antoine y Colette" de El amor a los veinte años, descubrió dos años mas tarde los sinsabores del matrimonio en Domicilio conyugal (1970), para finalmente echar la vista atrás a los 34 años en la desencantada revisión de El amor en fuga.

     Besos robados ocupa sin duda un lugar destacado dentro del ciclo Doinel. Un proyecto en principio sencillo, rodado en pocas semanas y con un guión que dejaba espacio para la inspiración del rodaje. Estas premisas se traducen en la frescura y el encanto que, todavía hoy, varias décadas después de su estreno, desprende Besos robados.

     Publicado en Contrapicado. Escritos sobre Cine










lunes, 2 de diciembre de 2013

La sirena del Mississippi


La sirena del Mississippi de François Truffaut

¿El amor duele?



     Una primera aproximación a la filmografía de François Truffaut, tan intensa como coherente, tal vez conduciría a incluir La sirena del Mississippi (1969) junto a una serie de obras que se perfilan como filmes de intriga. Los tintes de género del hilo conductor del relato y la fría acogida en el momento de su estreno, han impedido valorar este film como uno de los más indudablemente románticos de su autor. Una revisión detenida lo despoja de su envoltorio de film noir, y descubre un minucioso estudio sobre los sentimientos de los dos personajes a los que dan vida Catherine Deneuve y Jean-Paul Belmondo. Bajo la distancia que permitía esa máscara, pocas veces Truffaut se mostró tan sincero, logrando una intensidad que remite a otras de sus obras en las que el amor parece ocupar un primer plano.

     Publicado en Contrapicado. Escritos sobre cine
http://contrapicado.net/old/filmoteca.php?id=35








  Marion: ¿El amor duele?
Louis: Sí, duele. Eres tan hermosa... cuando te miro es un sufrimiento.
Marion: Ayer decías que era una alegría.
Louis: Es una alegría y un sufrimiento.