Escritos sobre Cine

sábado, 7 de diciembre de 2013

Besos robados. François Truffaut (1968)


Besos robados
François Truffaut

La educación sentimental de Antoine Doinel







El inquieto adolescente que veía por primera vez el mar en los momentos finales de Los cuatrocientos golpes (1959), y que asumía e la pantalla los ragos y experiencias de François Truffaut, fue creciendo a lo largo de los años ante las cámaras, al tiempo que lo hacía el que nunca dejaría de identificarse con este personaje, Jean-Pierre Léaud. Poco tiempo después de que Antoine Doinel mirase directamente a la cámara en aquel final abierto de Los cuatrocientos golpes, vivió sus amores primerizos en "Antoine y Colette" de El amor a los veinte años, descubrió dos años mas tarde los sinsabores del matrimonio en Domicilio conyugal (1970), para finalmente echar la vista atrás a los 34 años en la desencantada revisión de El amor en fuga.  

Sin duda, Besos robados un lugar destacado dentro del ciclo Doinel. Un proyecto en principio sencillo, rodado en pocas semanas y con un guión que dejaba espacio para la inspiración del rodaje. Estas premisas se traducen en la frescura y el encanto que, todavía hoy, varias décadas después de su estreno, desprende Besos robados.

     Publicado en Contrapicado. Escritos sobre Cine