Escritos sobre Cine

lunes, 7 de enero de 2008

Les chansons d´amour


Les chansons d´amour
de Chistophe Honoré


El pasado Festival de Cannes fue el escenario donde el director francés Christophe Honoré presentó “Les chansons d´amour”, comedia romántica que recupera el musical como una forma más de expresión para unos jóvenes personajes que se ven envueltos en un particular triángulo sentimental, en la que muchos han visto la influencia del cineasta Jacques Demy. Un proyecto que se gestó con rapidez, increíble modestia de medios y un gran entusiasmo traducido en la implicación personal de sus intérpretes. Esta favorable impresión ante lo que se estaba gestando fue recogida por los responsables de la programación de Cannes, que reclamaron la cinta para la Sección Oficial, lo que obligó, una vez rodada, a acelerar los procesos de montaje y mezclas para poder pisar la alfombra roja en la 60 edición de este Certamen.


Inquieto cineasta que desde que era un cinéfilo adolescente, Chritophe Honoré ha desarrollado una intensa actividad como escritor, dramaturgo, realizador e incluso actor, logró un considerable reconocimiento en 2004 con “Ma mère”, turbio drama en torno a la enfermiza relación de una madre con su hijo adolescente, protagonizado por Isabelle Huppert y Louis Garrel. Este joven actor también protagonizó su siguiente film “Dans Paris”, junto a Romain Duris, comedia dramática que, pese a su buena aceptación en Francia, permanece inédita entre nosotros. Sus filmes se han beneficiado de una sólida escritura, una resuelta percepción de la realidad circulante y una innegable capacidad para conectar con distintas generaciones de espectadores. Su actividad se extiende a la colaboración como guionista en distintos proyectos ajenos, en especial con el también actor y director Gaël Morel –uno de los jóvenes protagonistas de la espléndida “Los juncos salvajes” de André Téchiné-, con la coincidencia de que su cuarto largometraje, “Après lui”, protagonizado por Catherine Deneuve, co-escrito por Honoré, también se estrenó en el pasado Festival de Cannes.


Como vértices del triángulo que estructura “Les chansons d´amour” Honoré reune a Louis Garrel, Terese Hermes y Ludivine Sagnier. Garrel fue descubierto para el gran público en aquella revisitación de mayo del 68 de Bernardo Bertolucci llamada “Soñadores”, y coincidió hace 3 años con Clotilde Hesme al protagonizar “Les amants réguliers”, dirigido por su padre, el cineasta Pierre Garrel, crónica del desencanto de toda una generación que tomaba el testigo a los acontecimientos del 68 allí donde los dejaba Bertolucci. Por su parte, para Clotilde Hesme estas dos cintas han significado un impulso a su carrera, y ha participado recientemente en “Le fils de l´épicier” junto a Nicolas Cazalé.


Por último, la trayectoria de Ludivine Sagnier ha ido de la mano del realizador François Ozon, quien la descubrió en “Gotas de agua sobre piedras calientes” y confirmó su talento y dúctil capacidad para asumir distintos caracteres en “Swimming pool”, siendo, además, una de sus “8 mujeres”. El prestigio y popularidad en su país se refleja en su intensa actividad de los últimos años, como una de las jóvenes intérpretes más solicitadas por directores de distinto signo, que le han llevado a protagonizar lo último de Claude Chabrol “La fille coupée en deux”. Dentro su larga filmografía también es destacable su deliciosa participación junto a Nick Nolte en uno de los pasajes de “París, je t´aime”. Los tres intérpretes además ponen voz a las canciones del film, con temas como “Des bonnes raisons” o “Je n´aime que toi”, recogidas una banda sonora que también ha tenido una buena aceptación en el mercado francés.


Las comparaciones en Francia con la obra del director Jacques Demy parecen inevitables. Referente del musical a este lado del Atlántico, en la década de los 60 Demy plasmó en la pantalla un personal universo que recorría la intensidad de la paleta cromática de aquellos años, en unos musicales que evocaban su educación sentimental con musical clásico americano y, a partir de esta inspiración, estructuraban una renovación estilística del género. Emblemáticas obras como “Los paraguas de Cherburgo” y “Las señoritas de Rochefort” daban forma a un espacio colorista teñido de nostalgia. La expresión de los sentimientos a través de las canciones, las nuevas formas de amar, el atractivo de sus personajes e incluso el uso de un objeto tan iconográfico como es el paraguas han evocado la obra de Demy. La prensa también se hizo eco en Festival de Cannes del hecho de que otra de sus intérpretes sea Chiara Mastroianni, hija de Marcelo Mastroianni y Catherine Deneuve, protagonista en su día de “Los paraguas de Cherburgo”, ganadora de la Palma de Oro en 1965.

“Les chasons d´amour” ha funcionado tanto en París como en el resto de Francia gracias al apoyo creciente de los espectadores, y todavía está por ver si llega a estrenarse entre nosotros, o sigue la misma suerte que “Dans Paris”. En aquel país buena parte de los que han acudido a las salas se han sentido reflejados en esta comedia romántica que refleja los conflictos hoy día de unos jóvenes a la hora de abordar sus relaciones sentimentales, y recupera unas gotas del encanto del musical.


Miguel Laviña Guallart guallart9@yahoo.es